Tag Archives: premio

VI Edición concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: Premio Categoría C

19 Abr

LA PESADILLA DE HEINE

Al llegar a la última estantería, donde los escritores con “z” dejan paso a los libros sin dueño, tuerce a la izquierda y sigue recto hasta el final del pasillo. En la cuarta sección, empuja el quinto libro del primer estante, aquel que nunca llegaste a leer. La pared a tu derecha se abrirá y revelará unas escaleras que descienden en la oscuridad. Toma tu antorcha y síguelas sin miedo, pero bajo tu propia responsabilidad. Al fin y al cabo, ¿qué daño podrían hacerte los libros? No hagas caso de las telarañas, del ruido de las gotas de agua al caer, de los sonidos sospechosos que hacen pensar en patitas correteando por el suelo y alas revoloteando junto al techo, y ese familiar olor que te hace temer lo peor. Llegarás a una sala con cuarenta puertas. Da igual cuál elijas: todas te llevarán a otra sala con otras cuarenta puertas. Ten cuidado, o podrías perderte como Hércules en su laberinto. Si sigues mis indicciones correctamente, en la tercera vuelta verás los legajos de Alejandría. No te detengas, y pronto pasarás ante la hoguera donde crepitan la locura y la farsa de Don Quijote. Más adelante arden los libros que Dios nunca ordenó quemar, déjalos atrás, y no prestes atención a las tumbas y las lápidas. Hoy no estás aquí por los libros olvidados. Antes de entrar en la última sala, ignora el montoncito de cenizas en la entrada. Es el Führer entrelazado con las palabras de aquellos a los que no consiguió callar. Atraviesa las puertas del Paraíso, y al llegar al final te darás cuenta de que no eres más que un trazo de tinta sobre las páginas de papel… tus dedos dejarán caer la antorcha, y una vez más, todos arderemos.

Clara Sallán Artasona

2º BACH, IES Lucas Mallada

Anuncios

VI Edición concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: accésit Categoría C

19 Abr

MISTERIO METAFÍSICO

Me estaba agobiando entre la cantidad de apuntes sobre la metafísica de Descartes.
Levanté la vista; allí estabas tú, inmerso en tu estudio con los auriculares puestos para que nada te pudiese molestar. “Como si hubiese mucho ruido en una biblioteca” pensé yo. Pese a tu concentración, estabas mordisqueando el bolígrafo de forma ansiosa y con la mano derecha jugabas a desrizar y volverte a rizar uno de tus cabellos castaños.
No se trataba de un juego de miradas lo que sucedió aquel día: se trataba de observar tu mundo en el que tú solo existías para ti mismo. Tras media hora, escuché el ruido de una silla deslizándose y alcé la cabeza con un gesto de molestia. Sin embargo, no chisté a la persona que me había desconcentrado porque eras tú.
No sé si fue porque estaba hasta la coronilla de Descartes o porque desprendías un aura especial, fuera lo que fuese decidí que lo más productivo que hacer sería seguirte. Me oculté tras unas estanterías de narrativa contemporánea y vislumbré el mayor misterio que jamás haya visto: alcanzaste un libro de una estantería elevada con decisión y al abrirlo desapareciste.
“¿Tantas horas de estudio me habrían hecho enloquecer?” Con precaución me acerqué hasta el libro que por lo visto había hecho evaporizarte. En el lomo leí Meditaciones metafísicas – René Descartes. Me quedé sin saber que pensar cuando al abrirlo se cayó un pequeño rizo. Desde aquella tarde quise ahondar más en dicho filósofo para conocerte mejor. Después de mucha investigación, llegué a la conclusión de que tú no eras Descartes obviamente, pero sí un filósofo que intentaba escuchar su interior en un mundo de ruidos; un sabio que gritaba a través de los libros en una silenciosa biblioteca.
Ese es el misterio: escuchar sin oír.

Luis Tagüeña Segovia

2º BACH, IES Ramón y Cajal

VI Edición concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: Premio Categoría B

19 Abr

SONIDOS TERRORÍFICOS

Se erizó el vello de todo su cuerpo. Quedó paralizada, libro en mano. Estaba segura de estar sola en aquella biblioteca, pero ese sonido casi inaudible procedente de algún punto a sus espaldas no dejaba ningún resquicio de duda ante su error.

La atmósfera respirada entre esas cuatro paredes plagadas de libros cambió de manera radical. La paz y tranquilidad habituales fueron sustituidas por terror y ansiedad.

Otra vez. Volvió a escuchar ese inquietante y aterrador sonido, una mezcla entre gruñido y chillido, definitivamente no humano. Su mente empezó a funcionar extremadamente rápido. Solamente quería salir por la puerta de esa biblioteca, volver a su casa y ponerse a salvo, pero sus pies no obedecieron los deseos de su cerebro. Había algo en ese sonido… Algo que la atrapaba, como si una fuerza invisible la atrajese hacia el peligro. Conforme más se acercaba a la fuente del ruido, más audible y aterrador se volvía este. Parecía provenir de uno de los pasillos centrales, y, a medida que se acercaba, su terror iba en aumento. Al fin llegó al pasillo, y lo encontró totalmente vacío. Se sintió momentáneamente aliviada… Hasta que volvió a escuchar ese sonido alejándose. Impulsada por la misma fuerza que la había llevado hasta allí, comenzó a caminar hacia el fondo de la biblioteca, aquella parte sombría plagada de los libros más oscuros. Creyó acercarse al foco del sonido en varias ocasiones, pero cada vez que se adentraba en un nuevo pasillo el resultado era el mismo que la primera vez: vacío. Solo quedaba un último pasillo, el que contenía todos los libros de novela negra y asesinato que tenía esa biblioteca. Se acercó a él, sintiendo como el terror la carcomía por dentro. Giró  la esquina, exhalando, sin saberlo, su último suspiro.

Karima Marco Harbali

4º ESO, IES Pirámide

VI Edición concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: accésit Categoría B

19 Abr

MISTERIO EN LA BIBLIOTECA

Como habitualmente, al toque del timbre del recreo, ella se dirige corriendo a la biblioteca. Con sus rechonchos dedos, recorre un camino invisible por los libros de su pasillo favorito, dejando a su paso un hilo de polvo.  Al final, se decide por un tomo.  Nunca lo había visto. Parece muy antiguo. Tomándolo con delicadeza, lo posa encima de la gran mesa de madera de la sala, pasa las páginas y, de repente, se topa con un pequeño trozo de papel doblado minuciosamente sobre sí mismo.  Curiosa, lo despliega para revelar su contenido.  El papel es viejo, debe  tener cuidado  ya que parece que pueda  desintegrarse con la mínima ráfaga de aire.

Tras unos cortos segundos, una foto se revela ante sus ojos.   Puede ver un grupo de colegiales, todos vestidos con antiguos uniformes escolares.  En los detalles de la foto  descubre que en la corbata de cada pupilo se halla bordado un número. Nuestra protagonista comienza a interesarse aún más por esta fotografía. “¿Qué puede significar? ¿A cada persona le corresponde un número?    No, hay dos personas con un quince. Por tanto, puede que sea un mensaje secreto…”  Sigue haciéndose preguntas el resto del tiempo hasta que suena el timbre que da final al recreo.

La niña vuelve a clase de matemáticas y lleva la foto con ella. Atiende, ensimismada, intentando descifrar aquel enigma. De repente, piensa: “¿Y si a cada número le corresponde una letra?”  Lo comprueba con el orden del abecedario y… ¡Bingo!     El mensaje dice: “bajo la alfombra del pasillo tres encontrarás…” Con un rápido movimiento, el profesor agarra la fotografía y los mensajes y, enojado, los rompe en mil pedazos, rompiendo a su vez las ilusiones de la niña por resolver el misterio. “ Lucía   ¡haz el favor de atender en clase!”

Inés Lalueza Andreu

4º ESO, IES Ramón y Cajal

VI Edición del concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: Premio Categoría A

19 Abr

MANGO EN LA BIBLIOTECA

Allí estaba yo, aquella tarde de invierno sentado en la biblioteca cuando se me acercó un hombre completamente vestido de blanco y me dijo: “por favor, por favor, auxilio”. A continuación sacó un papel arrugado y sucio y me lo entregó. Empecé a leerlo pero no comprendía. El texto decía: “el mango estará maduro cuando  suelte las letras”. Y me dijo una última vez: “ayúdame”. Salió corriendo y vi como se alejaba entre la gente.

No supe qué hacer. Torné la mirada a mi libro pero no podía concentrarme, me había causado una sensación de malestar terrible. Intenté seguir con mis cosas queriendo pasar por alto aquella escena, pero mis músculos no respondían……Pensé: “qué me está pasando?” Oí una voz en mi interior: “tranquilo, es el efecto del mango, y ademas eres el elegido”.  Me fijé encima de la mesa y entre uno de mis propios libros algunas letras empezaron a brillar, saltar y dar vueltas por la biblioteca. La n fue la única que se quedó quieta.

Cuando ya pensaba que todo era un mal sueño, me di cuenta de que las letras se habían parado en la tercera estantería a la izquierda. Mis músculos empezaron a responder, aquel espectáculo de colores y letras me atraía cada vez con más fuerza. A menos de un metro de la estantería  pude leer

EL MAGO SOLTÓ LAS LETRAS

 

Y la voz decía: “tócalo, tócalo”.

Estiré la mano, impasible a la sensación de angustia , y…lo toqué. Empezaron a surgir imágenes, una tras otra a la velocidad de la luz sobre libros en otras lenguas, magos en la hoguera y antiguos pergaminos. Tuve una sensación de poder.

La voz me dijo: “tu destino es ser el mango pionero de todos los mangos”. (uy, perdón, MAGO).

Roland Monzón González

2º ESO, IES Pirámide

VI Edición concurso de microrrelatos “En pocas palabras”: accésit Categoría A

19 Abr

EL LADRÓN DE PALABRAS

Había una vez una biblioteca, una biblioteca especial, con un olor a madera húmeda y roída por el paso de los años, pero era una biblioteca.

Esta biblioteca no tenía muy buena fama, ya que se rumoreaba que los libros estaban incompletos. Pero no eran más que rumores, aunque en algún libro faltaba alguna esquina y otros estaban arrugados y estropeados por el uso frecuente de los lectores, no faltaban palabras en las frases.

A un grupo de trabajadores de la biblioteca se les ocurrió  organizar un concurso de microrrelatos.

Había unos requisitos para el concurso, como que el límite de las palabras totales en el escrito debían ser 300.

Una vez anunciado el concurso, empezaron a faltar algunas palabras: primero en un libro, luego en otro… Faltaban escasas horas para la presentación del concurso y la gente estaba ansiosa por saber quién sería el ganador. Ya está, había llegado el momento, habían anunciado el tercer y segundo puesto, solo quedaba el primero…cuando de pronto, apareció flotando como un copo de nieve, una hoja de papel que avanzaba lentamente hacia el suelo. No había firma pero era una historia que alguien quería presentar a un concurso.

La historia trataba de un fantasma que anteriormente era una persona pero se transformó en lo que actualmente era, ya que había caído en un hechizo al abrir un libro mágico. Lo único que le podía salvar era presentarse a un concurso de microrrelatos y si lo ganaba, volvería a ser una persona.

Contaron las palabras de la historia y efectivamente había 300. Igual que las palabras que faltaba en total en los libros. No había duda, las palabras desaparecían porque el fantasma las robaba de los libros, para poder librarse del hechizo.

Nicolás Escartín Rey

1º ESO, IES Lucas Mallada

V Edición del concurso “En pocas palabras”: Taller y entrega de premios

20 Ene

Un año más, y ya van cinco, finalizamos la edición de nuestro concurso de microrrelatos “En pocas palabras” con una tarde muy literaria. Empezamos la tarde a las 18h, cuando  los finalistas de la categoría de 15 a 20 años se reunieron con el escritor de novela juvenil David Lozano para un divertido taller de escritura creativa. A continuación podéis ver algunas fotos del taller:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez finalizado el taller, procedimos a desvelar quienes habían sido los relatos premiados en la entrega de premios más numerosa hasta la fecha y con la participación más alta con cerca de 120 microrrelatos. ¡Muchas gracias por vuestra asistencia y participación!

No podemos olvidar que todos los premios otorgados este año han sido posibles gracias a la colaboración de: Xeryo, Nocturna Ediciones, Maeva Young,  Salamandra, Blackie Books y Nova Casa Editorial (que publicará además un volumen con los mejores relatos de esta edición y las anteriores). ¡Muchas gracias!

El jurado estaba compuesto en esta ocasión por Cristina Hombrados (librera especializada en literatura juvenil en Masdelibros), Nerea Marco (filóloga especializada en literatura juvenil, redactora de la revista El templo de las mil puertas) y Abigail Alins (responsable de la sección Bibliojoven de las Bibliotecas municipales de Huesca).

Y los ganadores de esta V Edición han sido…

Categoría 12-14 años:

1er premio¿Jugamos al parchís? de Sara Almazán Fernández (14 años)

2º premioEl ladrillo de Lu Manuela Manzano Solans (12 años)

El instituto ganador del lote de libros ha sido la Sección Almudévar del I.E.S. Pirámide.

Categoría 15-20 años:

1er premioLa insigne baraja de Luis Tagüeña Segovia (16 años)

2º premioMaría de Elena Huertas Puyuelo (15 años)

¡Enhorabuena a los ganadores!

Os dejamos con una pequeña galería fotográfica del evento de ayer y deseamos que continuéis participando en posteriores ediciones con relatos tan buenos como los de este año (que iremos subiendo a nuestro blog en breve). ¡Hasta la próxima!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Crónica de una tarde memorable: taller de escritura y entrega de premios

30 Oct
IMG-20151030-WA0029

Los ganadores del concurso de microrrelatos “En pocas palabras” junto al escritor David Lozano

Taller de narrativa, entrega de premios y mucha diversión en la tarde Bibliojoven del 10º Aniversario de la Biblioteca Antonio Durán Gudiol.

A las 18:00h. comenzaba el taller de escritura creativa para los finalistas de la IV edición del concurso de microrrelatos “En pocas palabras” a cargo del escritor de literatura juvenil de Zaragoza, David Lozano. Durante dos horas, los jóvenes escritores practicaron las descripciones de personajes y atmósferas, la creación de tramas coherentes y todo tipo de recursos que ayuden a componer una buena narración.

Una vez finalizado el taller, a las 20:00h. tuvo lugar el fallo del jurado y entrega de premios de las diferentes categorías del concurso.

El jurado de esta IV edición del concurso estaba compuesto por el escritor oscense Óscar Sipán, la filóloga y redactora de la revista online juvenil “El templo de las mil puertas” Nerea Marco y la coordinadora de Bibliojoven, Abigail Alins.

En esta ocasión, y gracias a la colaboración de Xeryo, Ediciones Nalvay, Plataforma Neo, Edelvives y la Asociación de librerías de Huesca, hemos podido entregar muchos más premios, que han sido…

En la categoría de 12 a 14 años:

Primer premio: Iván Gabarre con su relato La chuleta

Segundo premio: Miguel Oliveras con su relato El amanecer de la Tierra

En la categoría de 15 a 20 años:

Primer premio: Mª Elisa Becana con su relato Pequeños accidentes

Segundo premio: Alberto Monreal con su relato Lo que no pasó pero pasaba

También hubo un premio para el instituto en el que estudia el ganador de la categoría de 12 a 14 años, un lote de libros patrocinado por Ediciones Nalvay para el I.E.S. Sierra de Guara de Huesca.

¡ENHORABUENA A LOS GANADORES! Y muchísimas gracias a todos por vuestra participación. Iremos compartiendo vuestros estupendos relatos para que todos tengan la oportunidad de leerlos. No dejéis nunca de escribir y recordad, ¡el año que viene más!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y el ganador del concurso de microrrelatos “En pocas palabras” es…

24 Oct

Pedro David Bardají con su relato “Betty”

Después de una tarde literaria en la que el grupo de 15 finalistas del concurso disfrutó de un taller de escritura impartido por el escritor David Lozano, llegó el tan ansiado momento de desvelar quién había obtenido el primer premio. El jurado de esta edición estaba compuesto por:

Rosa Tabernero, profesora universitaria y directora del máster propio de la Universidad de Zaragoza “Lectura, libros y lectores infantiles y juveniles”

Carmen Solans, profesora del I.E.S. Sierra de Guara, encargada de la biblioteca y blog literario del centro.

Cristina Hombrados, librera de la librería oscense “Masdelibros” y especialista en literatura juvenil.

Abigail Alins, bibliotecaria de las Bibliotecas Municipales de Huesca, especialista en literatura infantil y juvenil y coordinadora del proyecto Bibliojoven.

Hubo consenso tanto en la valoración de los relatos, en los que se destacó la variedad de temáticas (desde temas fantásticos a románticos o incluso sobre enfermedades de actualidad) y estilos de escritura, como en la elección final del ganador. A continuación podéis ponerle cara y leer su relato.

ganador concurso

El ganador: Pedro David Bardají

  Betty

Betty Sullivan era una de esas mujeres de sonrisa perpetua, cigarrillo apático y tartas caseras. Esposa y envidiada (ambas a tiempo completo), Betty derivaba de la mezcla proporcional entre los cuatro evangelios, un florero y Doris Day. Por eso no era de extrañar que las chismosas de la Liga de Amas de Casa Altruistas la hubieran elegido presidenta de su comité; el único pasatiempo que se concedía en su rutina de días fotocopiados. A pesar de ello, Betty no podía dejar de sentirse orgullosa con su monótona vida perfecta. De veras, no podía. Y es que a los siete años, pillada in fraganti durante una sesión de tocamientos poco correctos, Betty había recibido dos obsequios inesperados: un bofetón de su madre que la hizo volar y la anulación de la parte de su cerebro que controlaba las ambiciones, cortesía del reborde contra el que aterrizó.
Sin embargo, Betty siempre lo consideró una bendición: los hombres la querían como esposa y sus madres, como nuera. Así que el día que Harry Sullivan entró en la cocina y, sin mirarla a los ojos, le comunicó sus intenciones de abandonarla por una corista pelirroja con el doble de piernas y la mitad de falda, Betty se permitió una ligera mueca de asombro. Bajó al sótano, cogió una maza y le reventó la cara a martillazos. Tras dejar a su marido de velatorio con ataúd cerrado, suspiró aliviada. Se limpió en el delantal los restos de Harry, ahuecó un poco su cardado y se sentó, pitillo en mano, a esperar a las chicas de la L.A.C.A. para su reunión semanal. Había recuperado la sonrisa porque, como todo el mundo sabe, una viuda siempre está mejor vista que una divorciada.

A %d blogueros les gusta esto: