Cartulinas de colores, papel de plata, goma eva y mucha imaginación: estos son los ingredientes para embotellar bien una poesía. Aparte de elegir el poema, claro está.

Ayer, con motivo de la celebración del día de la poesía (y la llegada de la primavera) nos reunimos en la Biblioteca Ramón J. Sender para, después de seleccionar unas cuantas poesías, customizar botellas que decoren la biblioteca.

¿Queréis ver el resultado? ¡No tienen desperdicio!

poesia1botellas2

poesía 2botella