AusländerPeter es polaco, tiene 14 años y acaba de perder a sus padres durante la invasión nazi. Lo expulsan de su casa y lo meten en un orfanato. Es allí donde, gracias a su apariencia nórdica (cabello rubio, ojos azules, facciones y forma del cráneo adecuados) y a su fluido alemán, los propios nazis deciden llevarlo a Berlín donde será adoptado por una familia alemana.

Un matrimonio de fervorosos seguidores y admiradores de Hitler deciden llevarlo a su casa, junto a sus tres hijas. Allí se convierte en uno más de la familia, donde le cambian el nombre por Peter.

Peter se siente tan agradecido por poder tener unas mejores oportunidades que sus compatriotas, hacinados en ghettos o en campos de concentración, que decide convertirse en un nazi ejemplar. Para ello incluso se alista en las Juventudes Hitlerianas. Sin embargo, siempre mantiene una sombra de duda e inquietud frente al nazismo, que le hacen asquearse, indignarse e incluso rebelarse contra el sistema establecido. Llegado este punto comienza a ayudar a los perseguidos, aun sabiendo que si le pillan podría suponer la muerte.

Otra novela más sobre los horrores del nazismo y la Segunda Guerra Mundial, sí. Pero no se trata de una historia que se regodea en la catástrofe sin más, abrumando con datos y cifras. Nos encontramos con una ficción contada desde otro punto de vista, el de un adolescente que decide hacer algo contra la barbarie humana.

Club Bibliojoven

Abigail Alins (bibliotecaria)